Motociclismo MotoGP

El duro viernes de Marc Márquez en Alemania

El piloto del Repsol Honda Team, Marc Márquez, pasó por todo tipo de sensaciones durante las dos primeras prácticas del fin de semana.

El campeonato del mundo de MotoGP afronta este fin de semana una nueva cita. Será en Sachsenring, el lugar idílico de Marc Márquez, donde ha logrado ocho triunfos solo en la categoría reina. Sin embargo, el Gran Premio no ha comenzado de la mejor forma para el ilerdense.

Para empezar, Honda tan solo va a contar con dos pilotos en pista, tras las lesiones de Joan Mir y Álex Rins. Con lo cual, Takaaki Nakagami y Marc serán los únicos representantes de la marca del ala dorada. Además, ambos lo harán con el nuevo chasis Kalex en sus dos motos, cuando en un principio, el piloto español lo iba a usar solo en una.

La sesión de entrenamientos matinal fue positiva dentro de la peculiaridad del trazado alemán. Marc pudo terminar segundo en la tabla de tiempos, y con buenas sensaciones mostradas, aunque con alguna complicación de por medio. Aún así, nada fuera de lo normal.

Pero los ánimos cambiarían por completo con la llegada de la tarde. Takaaki se iba al suelo en la rápida curva 11. La moto quedaba totalmente destrozada, y el chasis presumiblemente dañado. Por otra parte, el japonés debía dar por terminado el entrenamiento para ir al centro médico, para, por suerte, conocer que no hay lesión.

Ya con esas, Márquez se mostraba serio desde el box. Tras esperar a que la pista estuviera en buenas condiciones, hizo dos tandas con neumáticos usados, pero no fueron todo lo óptimas que buscaba en cuánto a ritmo. Pese a todo, cuando probó a atacar en la parte final de la sesión con dos gomas nuevas, (medio en el tren delantero, y blando detrás) las cosas no salieron bien.

En el mismo punto en el que se fue al suelo su compañero de fábrica, Marc Márquez estuvo a punto de caer a alta velocidad. Esto no solo sorprendió al piloto, sino que además lo hizo enfurecerse, dirigiendo una peineta a su montura.

Para recabar en los problemas, esto no acabó aquí. Márquez montó otro blando trasero nuevo, para ahora ya buscar un buen registro, que lo clasificara a la Q2. Pero la fuerte frenada de la curva uno, no pudo ser benevolente con la Honda, y Marc se fue al suelo a la mínima que forzó en la frenada. Esto trajo una fuerte consecuencia, y fue la de llevarse por delante a Johann Zarco cuando salía del pit lane. Esto es algo totalmente fortuito, producido por la mala suerte, a la par que peligroso, y por fortuna los dos pilotos están bien.

Con el caótico viernes finalizado, el piloto de Honda se marcha con un pobre decimoctavo puesto. Mañana deberá pasar por la Q1, y además deberá tratar de recuperar sensaciones. Para sumar términos a esta compleja ecuación, el catalán no demostró en la mayor parte del tiempo rodar cómodo, y ni mucho menos en su fiel estilo de pilotaje.

La situación de un fin de semana que podía dar un respiro a Marc Márquez, se ha vuelto totalmente convulsa, y mañana se deberá enfrentar en más ocasiones de las que desea, a buscar el límite de su montura totalmente desbocada, e incluso peligrosa.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *